Chat with us, powered by LiveChat

Cada vez más, cuando enfrentamos la posibilidad de infecciones virales, usamos máscaras para protegernos. Hay muchos tipos de máscaras en el mercado, pero ¿realmente las usamos según lo previsto?, ¿qué máscara debemos elegir? y ¿bajo qué circunstancias es aconsejable utilizarla? También deberíamos saber cómo elegir la máscara adecuada, cómo cuidarla y cómo protegerse y proteger a nuestros seres queridos de una infección.

Antywirusowa maseczka ochronna

¿Qué es una infección viral?

Una infección viral es causada por la presencia de un virus en el organismo. Los virus son la causa más común de infecciones respiratorias. Por lo general, causan síntomas importantes en el tracto respiratorio superior. Posiblemente puedan ser la causa  tanto de pandemias como de epidemias.

Las infecciones virales ocurren principalmente en los períodos de otoño y a principios de la primavera. Estas enfermedades no se pueden tratar con antibióticos que solo afecten a las bacterias. En el caso de las infecciones menores, los antibióticos inclusive pueden debilitar el organismo, y por lo tanto, pueden causar más daño. Además, usarlos con demasiada frecuencia puede provocar efectos secundarios mucho más graves, incluidas las infecciones bacterianas secundarias que se desarrollan con facilidad en caso de que la inmunidad corporal esté comprometida, así como el desarrollo de una resistencia bacteriana a aquellos antibióticos que solían ser efectivos. En la mayoría de los casos, la mejor cura para las infecciones virales menores es el descanso, el sueño, la hidratación adecuada y el tratamiento de los síntomas con medicamentos de venta libre (OTC) o antivirales. Estos medicamentos están diseñados para fortalecer el sistema inmunológico, e inhibir el proceso de multiplicación de virus en las células del cuerpo.

Las infecciones virales más comunes incluyen la influenza estacional (en el Reino Unido, en promedio, 600 personas mueren anualmente debido a complicaciones de la gripe), el herpes labial, las enfermedades infantiles como la varicela, la rubéola (eliminada en 2016 en Gran Bretaña), la papera, la hepatitis B (en el Reino Unido se cree que 1 de cada 350 personas tiene hepatitis B crónica), la infección por VIH y el actual coronavirus chino (SARS-CoV-2). La transmisión se lleva a cabo de diferentes maneras dependiendo del tipo de virus. Puede ocurrir directa o indirectamente: a través del contacto con el paciente, o el portador (mediante la ruta de las gotas), a través de la piel dañada, así como a través de superficies infectadas o  del contacto con sustancias infecciosas, como la saliva, la sangre y otros fluidos corporales. Debido a que el tamaño de los virus es mucho más pequeño que el de las bacterias, estos también pueden penetrar las membranas mucosas y afectar muchos órganos al mismo tiempo. El virus penetra en el cuerpo y ataca las células. Seguidamente se produce la multiplicación del virus y la formación de virus de la posteridad (viriones). La infección puede provocar una alteración temporal o permanente de las funciones fisiológicas de las células, pero no siempre deriva en una enfermedad. Hay muchos factores que determinan si la enfermedad aparecerá o no. Una de ellas es la eficiencia del sistema inmunitario  – las personas con deficiencias inmunitarias, como los pacientes con SIDA, o los ancianos, se ven más gravemente afectadas. Entre otros factores podemos encontrar el tiempo de exposición al agente infeccioso, la virulencia del virus, la ruta de infección, así como el estado clínico del paciente.

La infección viral puede ser localizada o sistémica. Una de las características de la infección viral es su aparición abrupta. Los síntomas de infección aparecen y crecen rápidamente. Los síntomas más comunes de las enfermedades virales incluyen:

  • Fiebre.
  • Escalofríos.
  • Debilidad general.
  • Dolores de cabeza.
  • Dolores en las articulaciones.
  • Dolores musculares.
  • Debilitamiento del apetito.
  • Nariz que moquea.
  • Tos.
  • Dolor de garganta.

Después de la infección se desarrolla una inmunidad específica en el organismo, pero debido a la gran variedad de virus comunes no estamos protegidos contra futuras infecciones. Las complicaciones más comunes de los llamados “resfriados”, incluyen la inflamación de los senos paranasales, del oído medio, la laringe, los bronquios, los pulmones, así como infecciones bacterianas posteriores.

¿Quién debería usar una máscara antivirus?

En este caso todos los expertos coinciden en que no debe usar máscaras como medida preventiva para “protegerse del virus”. El uso de una máscara antiviral no lo protege contra una posible infección. Solo las personas enfermas deben usarlas para no propagar el virus a través de la ruta de infección de las gotitas, y esto también se traduce en proteger a los demás. Las máscaras también deben ser utilizadas por portadores sanos si son personas sospechosas de estar infectadas o presentan algún síntoma. Las máscaras solo son efectivas cuando se combinan con otras medidas de protección, tales como lavarse las manos con jabón o desinfectantes a base de alcohol.

ES-ON-Antywirusowa-maseczka-wielokrotnego-uzytku-infografika

Virus y bacterias recolectados en la superficie de la máscara

La Organización Mundial de la Salud informa que la máscara no lo protege contra la infección, e incluso, puede convertirse en una fuente de infección si no se usa correctamente. Los virus y las bacterias se acumulan en la superficie de las máscaras, y por lo tanto es importante usar correctamente las máscaras desechables y reutilizables. Si se deja un virus u otro microorganismo que amenaza la salud en una máscara desechable, se toca y luego no se lavan las manos, puede ocurrir una infección.

Uso incorrecto de máscaras

El uso adecuado de las máscaras desechables y la eliminación adecuada de las que ya han sido utilizadas son igualmente importantes. Antes de aplicar la máscara, lávese bien las manos durante al menos 30 segundos con agua y jabón, o con un detergente a base de alcohol. Si usa una máscara “quirúrgica”, necesita ubicar el alambre de metal, que debe ajustarse a su nariz y cara superior. La máscara debe cubrir bien la nariz, la boca y el mentón; se supone que el espacio entre la piel y el material debe ser lo más pequeño posible. Mientras use la máscara, no la toque, y si lo hace, lávese bien las manos. La forma de quitarse la máscara también es importante. Debe eliminarse sosteniendo la parte trasera sin tocar la parte delantera, y luego desecharse en un recipiente cerrado para que incluso aquellos que tiran los desechos no estén expuestos a ningún microorganismo presente en la superficie de la máscara. Después de quitarse la máscara, también debe limpiarse las manos con un desinfectante a base de alcohol, o lavarlas con agua y jabón.

Uso múltiple de máscaras desechables

Además de las reglas mencionadas anteriormente, también es importante que las máscaras desechables se usen realmente una sola una vez. Debido a su construcción, se humedecen rápidamente. Por lo tanto, dichas máscaras se convierten en objetos ideales para el desarrollo de virus: estos se sienten muy bien en un ambiente fresco y húmedo y pueden sobrevivir muchas horas en tales condiciones. El uso de la misma máscara durante todo el día frustra este propósito.

Falta de conocimiento sobre cómo cuidar las máscaras reutilizables

Además de las populares máscaras desechables utilizadas por esteticistas, dentistas y médicos, también hay máscaras reutilizables que después de una adecuada preparación y esterilización todavía pueden desempeñar sus funciones protectoras. Sin embargo, la mayoría de las máscaras reutilizables no protegen contra la transmisión de microorganismos patógenos. Evitan que el polvo penetre el sistema respiratorio. Están diseñadas para muchos grupos profesionales que corren riesgo de inhalar polvo a diario, incluidos los especialistas en manicura y pedicura. Estas máscaras reutilizables también ameritan cuidado o atención, pero no todos saben cómo hacerlo.

Tipos de mascarillas antivirales

Hay muchos tipos de máscaras antivirales disponibles en el mercado. Se diferencian en su construcción: están hechas de diferentes materiales, y algunas de ellas tienen filtros especiales, los cuales protegen al sistema respiratorio, incluso de las partículas más pequeñas.

Máscaras quirúrgicas desechables

Estas son las máscaras más populares y las que se consiguen con mayor frecuencia en el mercado. Proporcionan protección básica. Están diseñadas para protegerte contra microorganismos con un diámetro superior a 100 μm. Los estándares de grado de filtración (BFE) se definen en el estándar europeo 14683. Allí se dividen las máscaras quirúrgicas en tipos: I, IR, II, IIR. El uso de la máscara reduce el riesgo de que el paciente transfiera bacterias y virus mientras estornuda y tose. Las mascarillas quirúrgicas son inodoras. Están hechas de material de filtro. Son excelentes para prevenir la propagación de infecciones y la contaminación. Gracias a la alta permeabilidad al aire, permiten una respiración fácil y al mismo tiempo proporcionan una alta barrera de filtrado. Dichas máscaras desechables están hechas de tela no tejida, son flexibles y duraderas, y según el fabricante pueden ser estériles o no estériles.

Máscaras quirúrgicas tipo II

Las máscaras que pertenecen a este grupo son las más utilizadas en los quirófanos. Su tasa de filtración bacteriana BFE es de al menos 98%. Consisten en tres capas de tela no tejida de polipropileno, y si se usan según las recomendaciones del fabricante, pueden proteger tanto al paciente como al médico. Al mismo tiempo, no impiden la respiración. Gracias a su estructura también se adaptan a la forma de la cara. Sin embargo, es importante recordar que deben usarse con otros elementos de equipo de protección personal.

Máscaras reutilizables y máscaras antipolvo

Las medias máscaras con un filtro de clase N95 se conocen como máscaras de uso múltiple. Según su grado de filtración, se dividen en 3 tipos: FFP1, FFP2, FFP3 (el que tiene la mayor eficiencia filtra al menos el 99% de las partículas en el aire). Estas máscaras están hechas para proteger a los individuos contra la entrada de microorganismos, polvos, contaminantes o alérgenos a las vías respiratorias. Se llaman máscaras protectoras contra el esmog, antipolvo o médicas. También están marcadas con la letra R, lo que significa que son reutilizables, o NR, lo que significa que pueden usarse solo una vez, hasta un máximo de 8 horas. Si se usan durante mucho tiempo las partículas absorbidas (por ejemplo, el polvo) dificultan la respiración. Si se usan durante un largo período de tiempo, pueden contribuir a la inmunosupresión. Si usa este tipo de máscara, recuerde cambiarle el filtro regularmente. Según lo investigado, no proporcionan una protección más eficiente contra los microorganismos que las máscaras quirúrgicas comunes. Las máscaras reutilizables deberán tener un filtro de clase N99. Las máscaras de clase de filtración FFP2 con propiedades antibacterianas se utilizan de manera similar a las medias máscaras de polvo. Pueden ser utilizadas por profesionales de la salud, en salas de disección, clínicas veterinarias, así como en archivos y molinos. Además, la tela filtrante utilizada en estas medias máscaras también se utiliza en dispositivos de ventilación, aires acondicionados y filtros HEPA. Ninguna máscara brinda una protección del 100% contra la infección por un virus. La infección puede ocurrir incluso al abrir los ojos. Por lo tanto, recuerde lavarse las manos con jabón de manera frecuente y usar geles antibacterianos en lugares donde no pueda lavarse las manos con agua corriente.

¿Esterilización de una máscara antiviral reutilizable?

En una era de escasez de máscaras y de uso masivo, mantener su esterilidad es una prioridad absoluta. El Departamento Central de Servicios Estériles confirma que las máscaras pueden esterilizarse, siempre y cuando sean máscaras reutilizables. Sin embargo, deben prepararse adecuadamente con anterioridad. ¿Cómo se hace eso?

ES-ON-Antywirusowa-maseczka-wielokrotnego-uzytku-infografika-2

Instrucciones de uso y esterilización de máscaras reutilizables

  1. Retire la máscara de acuerdo con las instrucciones del fabricante.
  2. Los componentes reutilizables deben limpiarse, desinfectarse y/o esterilizarse de acuerdo con las instrucciones del fabricante.
  3. Limpie, desinfecte y/o esterilice las piezas de desgaste de acuerdo con las instrucciones del fabricante.
  4. Después de desinfectar y/o esterilizar las piezas de desgaste, colóquelas en un recipiente diseñado para materiales peligrosos.
  5. Entregue los materiales peligrosos recolectados para su eliminación.

Las máscaras desechables también se pueden esterilizar. Para no representar una amenaza para el medio ambiente, pueden quemarse, pero esto no es ecológico. Es posible esterilizar las máscaras antes de desecharlas en el autoclave ENBIO S.

Proceder con una máscara desechable para prevenir la propagación de bacterias y virus:

  1. Quítese la máscara de acuerdo con las instrucciones del fabricante o usando guantes desechables.
  2. Coloque la máscara desgastada en una manga o paquete de esterilización junto con los guantes.
  3. Sométala a la esterilización a alta temperatura.
  4. Después de la esterilización, coloque el paquete en un recipiente para materiales peligrosos.
  5. Los materiales peligrosos recolectados deben eliminarse.

Las máscaras marcadas con N95 no pueden esterilizarse -después de la esterilización ya no realizarían sus funciones de seguridad- Sin embargo, como en el caso de las máscaras desechables, es posible esterilizarlas en el autoclave antes de tirarlas, porque una máscara que simplemente se arroje a la basura puede representar una amenaza para otras personas.